Jump to accessibility statement Jump to content

War and Nation: identity and the process of state-building in South America (1800-1840)

1817 San Martin cruza Los Andes de Mendoza a Chile

Aunque las oleadas iniciales de movimientos independentistas habían sido anuladas por las fuerzas españolas, el resurgimiento comenzó en 1817 y tuvo más éxito. San Martín inició este resurgimiento cruzando los Andes desde el bastión revolucionario del Río de la Plata hasta Chile. Bernardo O ‘Higgins trabajó con San Martín para fortalecer el asalto. Esta fase de las guerras de independencia es particularmente interesante ya que requirió fuerzas de ambos lados de Los Andes trabajando juntas. En su libro Ejércitos, Política y Revolución. Chile, 1808-1826, Juan Luis Ossa Santa Cruz examina el Ejército de los Andes considerando particular la forma en que los hombres de Chile y de la región del Río de la Plata trabajaron unidos entre 1814 y 1817. Hubo cierta fricción entre las diferentes facciones, pero José de San Martín pudo superar estas divisiones para llevar a buen término su estrategia militar.

La Batalla de Chacabuco

La estrategia militar de Martín condujo a los soldados a un terreno difícil; el ejército cruzó la Cordillera de los Andes en varios puntos para confundir a las fuerzas realistas españolas. Esto fue meticulosamente planeado anticipadamente con suministros almacenados en diversos lugares.. Los luchadores por la independencia ganaron la victoria en la Batalla de Chacabuco el 15 de febrero de 1817 y posteriormente entraron y tomaron el control de Santiago. Hay una breve descripción de la Batalla de Chacabuco en el podcast anterior de Natalia Sobrevilla.

Un análisis más detallado de la estrategia del asalto andino se da en el documental a continuación. Fue realizado por el canal de televisión argentino Canal Encuentro y presenta a los investigadores de Guerra y Nación: Juan Luis Ossa Santa Cruz y Alejandro Rabinovich. Este último también ha escrito extensamente sobre la difícil situación de las tropas de la región del Río de la Plata en su libro Ser soldado en las Guerras de Independencia. La experiencia cotidiana de la tropa en el Río de la Plata, 1810 – 1824.

Si bien la misión andina fue exitosa, las Fuerzas Realistas todavía tenían el control del sur de Chile y la lucha continuaría con ellos durante muchos años; sin embargo, San Martín ahora tenía los ojos puestos en la región más poderosa de Perú y su siguiente gran paso sería zarpar hacia Lima. En el siguiente podcast, Alejandro Rabinovich cuenta la historia sobre un soldado negro en el ejército de San Martín.

Uno de los soldados mulatos más famosos en el ejército de San Martín fue José Romero. Romero era el hijo de un aristócrata blanco y una sirviente negra. Su padre aristocrático se aseguró de que el niño recibiera una buena educación, pero no reconoció oficialmente al niño como su hijo ni le dio su nombre, como era costumbre en aquellos tiempos. No obstante, con el apoyo de su padre, Romero continuaría siendo un soldado. Se unió al ejército a la edad de 13 años en un regimiento que era específicamente para mulatos.

José Romero

La primera batalla de Romero fue el Combate de San Carlos. Más tarde, ayudó a capturar una fragata española en Talcahuano, luchó en Chilllán y en la Batalla El Roble. Le encargaron formar un regimiento de esclavos llamado el Regimiento Ingenioso de la Patria, pero esta misión fracasó cuando los dueños de los esclavos comenzaron a esconderlos. Romero fue tomado prisionero en la Batalla de Rancagua, pero luego fue liberado y peleó en la Batalla de Chacabuco y en la Batalla de Maipú.

En 1817, Chile había estado funcionando independientemente de España durante varios años, aunque no se había hecho una declaración formal de independencia. Cinco años antes, el tema de la independencia había sido abordado en el Reglamento Constitucional Provisional de José Miguel Carrera en 1812. Este documento establecía que ningún decreto o asunto de orden gobernante fuera de Chile tendría algún efecto, y cualquiera que intentase apoyarlo sería públicamente señalado como criminal de Estado. Sin embargo, el documento también reconoció la autoridad de Fernando VII.

Después de la Batalla de Chacabuco, Chile entró en un período conocido como la Patria Nueva. En este punto, tenía todas las características de un Estado independiente: su propia moneda, bandera y escudo de armas. La Declaración de Independencia de Chile fue finalmente redactada en enero de 1818 y aprobada por el Director Supremo Bernardo O’Higgins el 12 de febrero de 1818 en Talca. El documento se fechó el día 1 de enero de 1818 en Concepción.

Proclamación de la independencia de Chile

 

Otras lecturas

Ossa Santa Cruz, Juan Luis. Armies, Politics and Revolution. Chile 1808-1826. Liverpool: Liverpool University Press, 2014.

Rabinovich, Alejandro. Ser soldado en las Guerras de Independencia. La experiencia cotidiana de la tropa en el Rio de la Plata, 1810 – 1824. Buenos Aires: Sudamericana, 2013.