Jump to accessibility statement Jump to content

War and Nation: identity and the process of state-building in South America (1800-1840)

1816 Los españoles han reconquistado América aparte del Río de la Plata

A mediados de 1816, las fuerzas enviadas por Fernando VII habían logrado establecer el dominio real español en la mayor parte de América. La excepción fue la región del Río de la Plata. El virrey de Perú, el virrey Abascal, era un gobernante capaz y rápidamente reprimió el desarrollo de las Juntas en la región. Lima fue un bastión del poder colonial español durante muchos años y Abascal envió expediciones desde Perú para restablecer el gobierno real en Chile. Las fuerzas revolucionarias de O’Higgins y Carrera trataron de trabajar para vencer a los realistas, pero no lograron hacerlo y el virreinato del Perú ocupó Chile en 1815.

La región del Río de la Plata resultó más difícil de reconquistar para los realistas y, de hecho, San Martín usó a Mendoza en la región del Río de la Plata como una base a partir de la cual desarrollar su Ejército de Los Andes. San Martín estaba decidido a desarrollar un ejército profesional con uniformes y artillería. La gente de Mendoza lo ayudó en esta búsqueda y él reclutó individuos que habían sido esclavos, como soldados que estaban escapando de Chile. San Martín trabajó en colaboración con Bernardo O’Higgins y pasó años diseñando una compleja estrategia de ataque para derrocar a los realistas en Chile. Luego, San Martín dirigió su ejército sobre Los Andes, separando a las tropas en un punto determinado para crear diferentes columnas que cruzarían las montañas usando rutas distintas, creando así una “formación de pinzas”. Este ataque llevó a la famosa Batalla de Chacabuco, que ayudó a sellar la liberación de Chile. La batalla es descrita en el siguiente podcast por el Dr. Alejandro Rabinovich.

La Batalla de Chacabuco fue una victoria decisiva en la liberación de la mayor parte de Chile. Los realistas se retiraron del Perú y, en un principio, en una asamblea interina en Santiago se propuso a San Martín como gobernador de Chile. San Martín rechazó la oferta y una nueva asamblea eligió a Bernardo O’Higgins como Director Supremo de Chile. Gran parte de Chile dio la bienvenida a los libertadores, pero aún había un sólido bastón realista en el sur de la región.

Mientras Chile era liberado, la situación en el ex-virreinato del Río de la Plata estaba siendo agitada por tensiones internas. Un líder llamado José Gervasio Artigas Arnal había creado un ejército conocido como la Liga de los Pueblos Libres (Liga de Gente Libre) y lo usó para crear autonomía para Montevideo, que había estado anteriormente bajo el control del Buenos Aires. Esta fue parte de una lucha interna en la región entre Unitarios y Federales, que tenían diferentes ideas de cómo debía gobernarse la región. En general, los Unitarios querían un sistema centralista con Buenos Aires como el centro, mientras que los Federales querían más autonomía para las regiones. Además, es justo decir que durante esta lucha se desencadenó una batalla intelectual entre liberales y conservadores, con los unitarios evidentemente del lado conservador y muchos de los federalistas defendiendo valores liberales.

Artigas era un caudillo, por lo que no era extraño que su ejército estuviera compuesto por jinetes. En la batalla usó lanceros a caballo y bandas de luchadores indígenas. Esto resultó efectivo contra los Unitarios de Buenos Aires, pero eventualmente La Liga Federal de Artigas también fue atacada por un ejército portugués bien equipado, que había sido enviado a Brasil, y luego atacó Montevideo. Eventualmente, Artigas se fue al exilio en Paraguay, una región que había sido independiente desde 1811. A pesar de que Artigas había sido sacado de la figura, las diferencias lugareñas en la región del Río de la Plata no se resolvieron. Los gauchos de las provincias de Santa Fe y Entre Ríos reemplazaron a Artigas en el conflicto con Buenos Aires.

Si bien la lucha entre Federalistas y Centralistas empezó temprano y fue especialmente importante en la región del Río de la Plata, este fue un patrón que se llevaría a cabo en casi todos los nuevos territorios. En muchas regiones se adoptó el federalismo. Para 1826, la región del Río de la Plata estaba dividida en varias naciones y Buenos Aires fue solo un Estado dentro de una federación poco definida de diversos Estados. La parte de la costa este de la región ahora pertenecía a Brasil, Bolivia y Paraguay, los que habían sido parte del Virreinato del Río de la Plata en la época colonial y que ahora eran países independientes.

Los jugadores internacionales desempeñarían un papel clave en la configuración del país que hoy conocemos como Argentina y, en particular, Gran Bretaña tuvo un interés en la región debido a la importancia que los puertos tuvieron en las rutas comerciales. Para los nuevos Estados independientes fue fundamental ganar reconocimiento internacional. En el podcast a continuación, Mónica Henry habla sobre los intentos de obtener el reconocimiento de los EE. UU. y la relación entre el Río de la Plata y los Estados Unidos en 1817 y 1818.

 

Otras lecturas

Entin, Gabriel and Alejandro Rabinovich Crear la Independencia. Historia de un problema argentino Buenos Aires: Editorial Capin, 2016.